La vida sin adornos

Hoy no he ido a actuar a ningún sitio. Tal y como me sucedió cuando fui a charlar con aquellos chavales que me acogieron en noviembre, hoy he vivido una de esas experiencias que me marcan en lo profesional y lo humano. En las que solamente vale mostrarte tal y como eres.

De la mano de OMBIP y Solidarios para el Desarrollo, he tenido la oportunidad de dar una charla de motivación a reclusos de la cárcel de Soto del Real. Les he hablado de mi particular visión de la paternidad bajo el título de 300 gramos, que estrené hace unos meses en  TEDxGranVía Women 2016.

La experiencia ha sido extraordinaria. En lo profesional me ha permitido experimentar sensaciones muy potentes en relación a cómo comunicarme, otra vez,  con un público muy singular.

En lo humano ha sido como ver la vida sin adornos, sin aderezos ni disimulos. La gente en directo sin pantallas de móvil que las distraigan porque no existen. Tampoco las nuestras, que se quedaron en el maletero del coche por temas de seguridad. Una seguridad con tecnología anterior a la invención de los ordenadores. Todo boli y papel a prueba de bombas contra hackers. 

media-caspianmedia-comimage4c6b67c367e10d3a0fb3d2cd100aaeb9-5b91ebf8d97da6926cd723523d07675fce0a35c6

Fue gratificante sentir cómo las personas que están allí dentro están deseando tener contacto humano, que les hables y hablarte ellos. Deseando tener la oportunidad de intercambiar una mirada, una palabra que derive en una conversación. Demostrando en todo momento una educación y amabilidad por encima de la que percibo de algunas personas al otro lado de esos muros.

A veces dudo si esto lo hago por solidaridad o por egoísmo. Es verdad que dedico mi tiempo libre y comparto mis pensamientos con estas personas, pero el crecimiento emocional que me proporciona es tan grande, que ahora entiendo que el altruismo sea considerado por la psicología como uno de los grandes yacimientos de felicidad.

Por lo demás, mi historia siento que llegó a mi singular audiencia. Treinta y cuatro personas y biografías que me escucharon, rieron, asintieron o negaron mientras yo hacía lo que llevo haciendo toda la vida.

Comunicarme con la gente… y hoy he derribado otro muro en mi interior.

Gracias a todos.

AUTOR: Nacho Caballero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s