La fuerza de la imaginación

Cuando nuestro hijo Óliver ve una película en la que sale un dinosaurio, no necesita tener el muñeco exacto de la peli para jugar con sus dinosaurios. Él con su imaginación asimila que son iguales que los de la peli. Me parece que eso es bueno.

No sé si soy el único padre que piensa que series como La Patrulla Canina tiene unos guiones ridículos y más que una serie de dibujos que luego vende muñecos, es al revés. Son unos muñecos que se han creado para ser vendidos por millones y cuando sus creadores tienen tiempo libre, hacen los capítulos de la serie. Con unos personajes sin alma y unos diálogos que usan en global unas 17 palabras de nuestro rico idioma.

Aparte queda la idea de si los que trabajan para el jefe de la patrulla son falsos autónomos o trabajan por obra y servicio. 

Toy-Story-3-pelicula-5.jpg

Para terminar, quiero hablar del efecto TS3. Pasado a limpio… Toy Story 3. Película que es de las favoritas de nuestro hijo. Desde los dos años y medio la habrá visto al menos 20 veces, incluyendo las sesiones de cine de verano y las de invierno. Lejos de ser una película que merme su imaginación, la ha potenciado de forma exponencial. Es precioso ver cómo Óliver juega con sus juguetes como lo hace Andy.

En definitiva, creo que menos es más. Menos muñecos de merchandising y más juegos y juguetes impersonales. Para darles vida e identidad ya está la imaginación de nuestros hijos. Que como la nuestra a su edad… es infinita.

AUTOR: Nacho Caballero

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s