Palabra de Óliver (written and podcast)

Son muchas las cosas que he aprendido en estos tres años de un niño que siempre se ha llamado Óliver, pero que durante casi tres años ha sido “Yule” para ti mismo.

El primer aprendizaje y el más importante ha sido descubrir que mi valentía y fortaleza dormían ocultas dentro de  mi. Tú las despertaste e hiciste crecer. Tu hermana ha sido la gota que colmó mi salto.

He aprendido expresiones de tu propio vocabulario. Has hecho del “Papá, ¿qué estás haciendo?”, una de las preguntas más tiernas que soy capaz de recordar. Sobre todo cuando lo haces subido al sofá, de pie, y apoyándote en mi hombro mientras miro el móvil o estoy leyendo un libro.

Qué decir de aquel día que estabas comiendo con tu mamá y mirándola a los ojos, con esa mirada de rayos x benévolos que tienes, le dijiste:

– ¿Hablamos?

56af4b76-1ff7-4d88-8af4-38a7ae972294.jpeg
Un niño con Luz propia. Literal.

Es inevitable en esas situaciones querer darte un beso y un abrazo intensos porque eres un niño precioso que nos deja desconcertados cada dos por tres.

De lo más reciente es la pregunta sobre quién te gusta más: ¿Batman o Superman?, a lo que nos contestaste de forma totalmente sorpresiva que: “Marisol”. Todavía no sabemos qué significa eso, pero cada vez que los dices me da la sensación que forma parte del humor absurdo que reside en algunos de los miembros de esta familia. Tus padres y tus tíos, para más pistas.

Una de las cosas que más me gusta, es la facilidad con la que eres capaz de decirnos cuál es tu estado anímico: “estoy enfadado”, “papá, que estoy pensando”, “estoy triste”, “estoy contento”… creo que tanto ver Inside Out ha tenido unos efectos tremendos. Para los anales quedará esa exclamación a Mamé en la que le dijiste “Sé positiva”, porque ella te decía que tuvieras cuidado con la escalera.

Seguimos sin saber de dónde salieron expresiones al tomar una curva en la M40 y nos dijiste: “no vayáis por aquí que hay pueblos preciosos”… o hace unos días y también en el coche: “mamá calla que no veo los coches”.

Para terminar decirte que expresiones que han salido de tu corazón como que nos quieres mucho o nos echas de menos, simplemente forman parte de las vueltas de campana de mi corazón.

Lo más importante de todo y lo que he aprendido en estos tres años de tu vida, es a escucharte y disfrutar de toda tu sabiduría y deliciosa espontaneidad. 

Y esto, solamente acaba de empezar.

Te quiero Óliver.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s