Los majos tóxicos

Son personas que funcionan como el sistema operativo Windows. De las cuatro opciones que te da, estas personas responden a la de “Si a todo”. Además, te dejan colgado cada dos por tres, como la creación de Bill Gates.

Se desviven por los demás… en apariencia. Porque si tenemos en cuenta que el tiempo es limitado y es el mismo para todo el mundo, si lo repartes en fracciones demasiado pequeñas, por mucha calidad que le pongas las cuentas no salen.
Se trata de personas que si haces una obra maestra te dirán que es una obra maestra. Si haces una mierda pinchada en un palo, te dirán que es una obra maestra. No tienen filtro, criterio, ni ninguna consideración con tus sentimientos. Aunque para ellos, lo último que quieren en el mundo es herirte. Sin darse cuenta de que la sinceridad y la franqueza, al menos en mi caso, son imprescindibles para una relación sana.

Volviendo al tema del tiempo, da por hecho que los majos tóxicos te ofrecerán su vida a tiempo completo para lo que necesites. Suena muy bien. Si no fuera porque le dicen lo mismo a todo el mundo. Son como super héroes que se saltaron el cursillo de formación que daban en la escuela de seres superiores.

1409485706_008440_1409485882_noticia_normal
Hoy tengo que salvar a mucha gente. A la que sea.

En la práctica nunca podrás contar con ellos para cosas tangibles y concretas. Tampoco para las importantes,  porque siempre tienen a alguien que está peor que tú y al que tienen que salvar. Ejemplo: le pidas lo que le pidas, es posible que no pueda porque tenga que ir al aeropuerto a recoger a un primo segundo de un chaval al que conoció el otro día en la sala de espera del médico. El primo segundo viene de Brasil y le tiene que llevar a Algete donde se va a quedar con tía abuela por parte de padre, a la que tu majo tóxico no conoce de nada. Tampoco al primo segundo y casi nada al de la consulta del médico, que ni siquiera se acuerda de cómo se llama. ¿Y Algete?, ni idea de donde está, pero es que para un majo tóxico la bondad y el altruismo sin pies ni cabeza no tienen límites. 

Otra variante es que si les envías algún archivo para que lo vean, lo escuchen y/o lean, como le suponga más de 60 segundos abrirlo o más de 3 minutos procesarlo en su mente, olvídate. ¿No ves que tienen que hacer un Skype con una amiga del cole que llama desde Eslovenia y con la que no hablan desde 1981?

Podrían parecer seres majos que no pueden evitar ayudar a los demás y que son inofensivos. Pero nada más lejos de la realidad. Cuando te quieras dar cuenta y si te dejas atrapar por su estéril generosidad, llegarás a la conclusión de que te mienten cuando haces algo mal y te elogian. También que no puedes contar con ellos ni que te ayuden en nada.

Pero lo más importante es ser consciente de que te quitan un tiempo que seguramente tú si valoras y repartes entre muchas menos personas que la totalidad de la población mundial. 

Parecen super majos… tanto como tóxicos.

AUTOR: Nacho Caballero.

Un comentario sobre “Los majos tóxicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s