4 razones por las que Robert Kelly ha legitimado el teletrabajo y la conciliación

Sin duda es uno de los vídeos del año. Si bien esta afirmación cada vez tiene menos valor porque cada vez es más frecuente, me resulta muy interesante lo simbólico del vídeo en el que un experto profesional en política internacional es interrumpido durante su trabajo por sus hijos. Con la particularidad de que en ese momento atendía en directo a la BBC.

Como defensor a ultranza del teletrabajo por muchas razones, algunas de ellas tratadas en el libro de David Blay-Tapia “¿Por qué no nos dejan trabajar desde casa?”, creo que hay cuatro puntos en los que este video refuerza, da publicidad y prestigio a la condición de la persona que trabaja desde casa.

1. Robert Kelly no está en pijama atendiendo a la BBC. Tampoco está vestido de forma informal. Aunque hay una leyenda urbana que dice que no tenía pantalones de vestir y por eso no se levantó cuando llegaron sus hijos, lo cierto es que su aspecto es impecable. Como si estuviera trabajando en el despacho de una universidad. Esa es la actitud. No todos los que trabajamos desde casa pesamos 100 kilos y estamos todo al día comiendo gusanitos en pijama.

2. El profesor Kelly está trabajando desde su casa, pero su despacho también es impecable. Es un experto en política internacional y tras él hay un mapamundi y unos libros a su izquierda colocados de forma estratégica. Su contexto también está al servicio de su trabajo. 

3. Aunque soy de los que al principio pensó que estuvo algo frío con la aparición de sus hijos, creo que es comprensible su cara de haberse tragado un limón, deseando que se resolviera el trago que finalmente solventó su mujer. Esta circunstancia habla de la cooperación necesaria de la familia para poder trabajar en casa. Un fallo lo tiene cualquiera y es el precio de estar a tan solo atravesar el umbral de una puerta para llegar de tu trabajo a tu hogar.

4. Las entrevistas que ha concedido posteriormente le han humanizado junto con su familia, a la que ha mostrado al completo y sin complejos. Ha mostrado su vulnerabilidad y miedo a no ser llamado más por la BBC (ya veremos), lo que denota la poca tolerancia social que hay hacia la conciliación real entre familia y trabajo. Es de agradecer que haya hecho bandera de su familia, sin dejar de lado el apuro que pasó inicialmente.

Yo también recibo llamadas de teléfono de clientes y en ocasiones la banda sonora de fondo, son las palabras y/o llantos de alguno de mis hijos. Para mi es normal, aunque intento evitarlo a toda costa y me lo tomo con naturalidad. Cada cosa tiene su momento.

AUTOR: Nacho Caballero.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s