Cómo hacer un Mel Gibson

Hay una película de Mel Gibson que no pasará a la historia del cine. De hecho, hay muchas que correrán esa suerte. Pero en este caso quiero referirme a la peli de Rescate (Ramson, 1996). Dirigida por Ron Howard y protagonizada también por Gary Sinise (el mítico Teniente Dan amigo de Forrest) y Rene Russo (cuando le dio por hacer cuatro películas).

La traigo a mi blog porque es un ejemplo de cómo ser valiente en la vida.

Mi interés se centra en una escena que surge hacia la mitad del metraje. El malo malísimo ha secuestrado al hijo del multimillonario al que interpreta Gibson. Ha pedido dos millones de dólares de rescate y hasta ese minuto, el objetivo del protagonista es juntar ese dinero y entregárselo a los captores de su hijo.

Sin embargo, algo hace “clic” en su cabeza. Cambia de idea y emite un mensaje por televisión en el que ofrece esos dos millones de dólares a la persona que delate al secuestrador. Como bien dice, seguramente hay poca gente en el gremio de ayudantes de secuestrador, que no esté dispuesto a traicionar a su jefe por dos millones de dólares.

ransom_cr (1)
Paternidad extrema. No lo intenten en sus casas.

En ese momento es cuando cambia la situación de forma radical. Da un giro de 180 grados y el componente económico en cierta forma cambia de plano. El amenazante pasa a ser amenazado y el padre hasta ese momento asustado, asume la iniciativa de una forma un tanto kamikaze para unos y valiente para otros.

A esto es a lo que yo llamo “hacer un Mel Gibson”. En la vida hay ocasiones en las que te ves en situaciones no deseadas que pueden llegar a paralizarte. Haya o no dinero de por medio. Es cierto que el componente económico supone una distorsión de las emociones en muchos casos. Eliminarlo del tablero simplifica, suele simplificar las cosas.

La cuestión es que toda conducta basada en el miedo, la sumisión, la baja autoestima unida a la sobreestimación del contrario y la falta de paciencia… es el caldo de cultivo para que los malos se salgan con la suya.

Os dejo con el momento en el que una la angustia cambia de acera.

AUTOR: Nacho Caballero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s