Aprender a delegar correctamente

En el mundo empresarial, aprender a delegar es una tarea básica de cualquier directivo. De hecho, se dice que se delega la tarea y nunca la responsabilidad.

Partiendo de esta premisa, es interesante analizar qué tareas de nuestra vida  personal son las que conviene delegar en otras personas y cuáles no. Esas que deberías ejercer tú personalmente en la mayoría de los casos. Curiosamente, la mayoría de las tareas que hay en una empresa se pueden delegar. Por su propia naturaleza, una organización no puede depender de la ausencia de una persona.

En el ámbito personal o vida privada, también podemos delegar muchas de las tareas asumiendo un coste en dinero para nosotros o en tiempo para otros. Véase los abuelos cuida-nietos en este último caso mencionado.

Repasemos algunos puntos.

1- La limpieza de la casa es algo que se puede aprender a delegar. Con el reto de no convertirte en un revisador del trabajo realizado por otro.

2- Para hacer la compra puedes usar servicios como Prime Now. Si uno lo piensa bien, salvo para productos frescos, el resto de la compra la puedes gestionar a golpe de clic y sin cargar bolsas ni carros. Esto sería más bien un facilitador, cuya ejecución la podemos delegar en otra persona sin que afecte al resultado.

 

slide2 (1)

3- También puedes aprender a delegar las reparaciones del coche o la ITV del mismo. Seguro que en alguna parte de tu seguro del coche, hay una prestación que has pasado por alto y que te puede ahorrar esa tarea tan tediosa. Una vez más, se trata de aprender a delegar aquello que si no haces tú, no se aprecia en el resultado.

Aprender a delegar correctamente es un concepto en el que deberíamos replantearnos por completo aquellas facetas de nuestra vida que debemos ejercer en primera persona.

4- Si quieres ganar tiempo en papeleos, hazte el certificado digital para trámites con la administración. De esa forma, verás cómo ahorras tiempo (convertible en dinero), en cualquier gestión que realices por internet.

Por diferenciar. Cuando hablamos de delegar es que otra persona haga algo por nosotros. Cuando hablamos de “facilitadores de tareas”, es que nosotros hacemos esa tarea de forma mucho más sencilla. Lo que hace que ganes tiempo para ti. Sin embargo, hay una tarea que nunca deberías aprender a delegar de forma global ni permanente.

El cuidado y educación de tus hijos.

En este caso, las consecuencias no son iguales si es otra persona la que permanentemente está cuidando de tus hijos. Porque es esa persona la que les habla, les educa, les socializa, les escucha y les influye de forma determinante. Sobre todo en los primeros años de vida. Repasa todas tus tareas y responsabilidades y delega todo lo que puedas. Busca facilitadores que te permitan tener más tiempo libre. Invierte ese tiempo en cuidar y educar a tus hijos en sus primeros años de vida. Es lo más valioso que puedes hacer con él y repercutirá en que en un futuro, te sea devuelto ese tiempo al tener unos hijos emocionalmente fuertes y sanos. 

AUTOR: Nacho Caballero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s