Ha sido un año

Ha sido un año lleno de cambios, de crecimiento y sobre todo de valentía. Ha sido un año de operaciones, de pérdidas y de duelo, de maullidos apagados y latidos que resuenan.

Ha sido un año en el que me atreví una vez más a todo, en el que veo a mi yo de la anterior edad por el espejo retrovisor. Encantado de haberte conocido y ya nos veremos en el recuento.

Ha sido un año que terminó con una nochevieja por el día, con forma de brunch que terminó en drunch. Ha sido un año que quiso recordarnos que las piedras en el camino también siguen en otras partes de nuestro cuerpo.

Ha sido un año en el que he apretado puños y dientes a partes iguales. En el que, loco de mí, me he emocionado con sentencias judiciales.

Ha sido un año en el que al malo de la película, lo han encerrado en la celda de su hogar. Al que veo caminar por la calle intentando sujetar su próstata para que no suelte gotitas de colonia.

Ha sido un año en el que he decidido rehabilitar a mi artista, que no es otro que mi niño interior. He gastado cinco cuadernos y cuatro bolígrafos escribiendo a mano. Si, todo un máquina.

Ha sido un año en el que mi forma de hablar y los temas elegidos, han girado ciento ochenta grados. En el que determinados oídos se me han quedado anticuados.

Ha sido un año de búsqueda, de llamar a nuevas puertas y descubrir que muchas de ellas estaban huecas. Un año en el que el silencio ha sido demasiadas veces la mejor certeza.

Ha sido un año en el que los buenos que están a mi lado, han ganado espacio por el hueco de las decepciones. En el que ha cobrado sentido la palabra amistad y el listón se ha elevado tanto que me sobran los dedos de una de las manos para pasar lista.

Ha sido un año en el que he seguido escribiendo poemas que conformarán un libro, en el que he dado vueltas con mi blog hasta divorciarme del SEO. En el que he dejado de hacer lo que hace todo el mundo, para reencontrarme con aquello en lo que creo.

Ha sido un año de apagar la tele y encender el corazón, de conectar primer conmigo y más tarde con el mundo. Ha sido un año de mirar atrás simplemente, para coger impulso.

Ha sido un año para amar y sentirme amado. Para vivir sin red y sentir el vértigo. Para sentir que mi hogar es mi mayor fortaleza y mi familia… los protagonistas de este año tan intenso.

Ha sido pero no ha pasado, porque una vez más, la vida me ha atravesado.

AUTOR: Nacho Caballero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s