¿Y si las tiendas cobraran por entrar?

Las siestas veraniegas son una mina. Es ese momento de ensoñación estival en el que el aire acondicionado (o sin tal condición), provoca un zumbido que te sumerge en un duermevela más que interesante. Fue ayer precisamente en ese momento, cuando se me ocurrió este post.

Todos hemos ido a una tienda a ver un producto para luego comprarlo en Amazon. Muchas veces, debo decir, de forma más que justificada porque los empleados de tal comercio sabían menos que yo del objeto de mi deseo. Si yo fuera comerciante, le daría una vuelta de tuerca al asunto para corregir esta situación.

No estoy planteando nada nuevo porque hay artículos que hablan de este tema desde hace cuatro o cinco años. El denominado showrooming es esa plaga a y que en unos pocos años iba a estar contra las cuerdas.

¿Qué ha pasado entonces?

Creo que una de las claves radica en la impulsividad que tiene el fenómeno de comprar. Es como poner puertas al campo y en ciertas latitudes, es peor el remedio que la enfermedad. Quizá en sociedades más frías y racionales se puede llegar a implantar una entrada por acceder a una tienda que merezca la pena.

También hay que pensar que si en los comercios hubiera gente cualificada que al consumidor le diera la sensación de merecer el premio de la compra, los “gumias” se reducirían notablemente. Sin embargo, vivimos tiempos en los que entras a un comercio y los empleados como mucho se saben su apellido y dudan del color de su pelo en ese momento, o cuántos tatuajes tienen.

Creo que sería bueno para todos establecer ese peaje económico. De esta forma acabaríamos con la vulgarización masiva de los comercios de nuestras ciudades, que han convertido a la Gran Vía madrileña en una banal sucesión de franquicias. Sin olvidar que el centro de Madrid no está habitado por gente, sino por ropa colgada en perchas.

También, por qué no, acabaría al menos en parte con el “ir de compras” como forma de ocio habitual. Se me ocurren pocos síntomas más claros del empobrecimiento intelectual de una sociedad.

Y tú, ¿qué opinas?

AUTOR: Nacho Caballero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s