Una noche para la historia

La noche del 28 de septiembre de 2018 quedará para siempre en mi recuerdo como una de las más bonitas de mi vida.

Fue un evento más en Madrid. La edición número veintitantos de las FuckUpNights en el Campus de Google; reuniones de emprendedores en los que la gente cuenta, por amor al arte, los errores empresariales y/o profesionales que le han ayudado como aprendizaje en su carrera.

Para mí era algo más. Siempre lo supe.

La gestación de todo

Desde este verano en el que comencé a gestar mi participación con Javier, un santo organizador con paciencia infinita, supe que no me iba a limitar a quedar bien por la oportunidad de hablar en la casa del buscador más usado del mundo.

Esa ocasión se iba a convertir en ese punto de inflexión en el que empadronas a tu pasado en su lugar, pisas fuertes sobre tu presente y miras con ilusión infinita a tu futuro.

Yo sabía que iba a ser la presentación en sociedad de la persona en la que me he convertido en estos dos últimos años.

En aquellos días de buffet libre, playa y piscina wasapeando con Javier para preparar la charla, tampoco sabía que mi intervención iba a tener un invitado de otoño excepcional. Algo que sin duda, convirtió en 3D la carga emocional de la noche.

El momento de la verdad. 

Junto a mí, otras dos personas dieron sendas e interesantes charlas sobre sus fracasos profesionales. Tras ellas hubo un descanso para el networking en los que me sigo sintiendo muy perdido. Esta vez no tuve tiempo de saborearlo porque repasaba mis últimas notas antes de mi subida al escenario, en un lugar abarrotado de gente y con el cartel de “No hay Entradas” desde días antes. Una presión adicional que me encanta sentir.

Podía haber hecho una charla más sencilla, incluso haber incluido en mis diapositivas parte del texto que tenía que decir. Pero no, porque esa Fuckup Night para mi era la oportunidad de superarme a mi mismo, de hacer algo que nunca había hecho antes, de volver a sentir el vértigo como si fuera la primera vez. Como dice mi frase favorita y que es de mi chica, una nueva oportunidad “para que la vida me atravesara.”

Y lo hizo, vaya que si lo hizo.

Captura de pantalla 2018-09-29 a las 9.56.26

Esta vez no dejé a nadie en casa. Me llevé al escenario a todos los Nachos: al padre, pareja, hijo, hermano, monologuista, coach, motivador, formador y todo lo que soy y he sido en mi vida. Desde mi origen hasta ese momento. Todos tuvieron su voz y su momento en esos veinte minutos convertidos en una montaña rusa de emociones. En una “actuación” que no lo fue, porque todo lo que dije fue a bocajarro.

Hubo tres momentos en los que estuve a punto de perder el equilibrio porque estaba rozando mi fibra más sensible.

La mención y reconocimiento a Manolo, aquel profesor que despertó mi creatividad, la había imaginado mil veces antes del evento. Lo que sucedió en directo superó todas las expectativas mientras yo gestionaba como podía mis emociones.

El segundo momento en el que casi entro en barrena fue cuando mencioné a nuestro padre, cuidando ese plural para agradecer a mi hermana su presencia. Una vez más, al pie del cañón de los grandes momentos de mi vida.

El tercero… casi al final. Cuando agradecí a Fátima todo lo que ha hecho por mí en esta vida. Cómo ha sabido en cada momento decirme las palabras adecuadas, a modo de número pin, para que eso me hiciera crecer, avanzar e incrementar mi valentía.

No faltaron a la cita nuestros hijos, Óliver y Alma. Que aunque no estaban presentes, copaban sendas diapositivas y tuvieron su momento de gloria como motores del cambio que me han convertido en quien soy hoy día.

Gracias a todos los que han hecho posible esa charla. A todos los que asistieron sin saber que iban a sufrir un bombardeo a lo Pearl Harbour. También a los que lo sospechaban, pero les pilló por sorpresa.

Gracias a todos los que sintieron un nudo en la garganta y la carcajada más sincera.

Porque ese es y será siempre, el sentido de mi vida.

AUTOR: Nacho Caballero.

 

2 comentarios sobre “Una noche para la historia

  1. Muchas gracias Nacho por participar en este evento, que se hace cada día más grande gracias a gente como tú, que descubren el corazón y el alma mostrando lo bueno y lo malo de esta “profesión” que es emprender. No me equivoco si te digo que ha sido una de las mejores charlas de los últimos 4 años en el “Éxito del Fracaso”.. espero sigamos conectados a través de este maravilloso movimiento. Un fuerte abrazo!!

    Me gusta

    1. Gracias Javier por confiar en mi y en cierta forma jugártela por no saber del todo lo que iba a pasar. Reconozco que lo de Manolo fue el triple salto mortal. Estoy contigo en el apasionante viaje que es ser un asalariado por cuenta ajena, a tomar conciencia de tu propio negocio y sacarlo adelante… sabiendo que un minuto vale más que un euro ;-). Gracias de corazón por la oportunidad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s